Diego Giménez y Erica García

Es increíble como a una hora de Córdoba nos pudimos relajar y sentir que estábamos en un resort internacional. Nunca pensamos que en las sierras cordobesas se podría lograr esto.